';
CLIENTX

En un mundo cada vez más volátil, complejo y ambiguo, en el que el conocimiento, la información y el dato son el nuevo oro, lxs clientxs se han convertido en el elemento más codiciado para las empresas y organizaciones. Os damos la bienvenida a la guerra de la captación, a la guerra de la fidelización.

La importancia de adaptarse a las necesidades y los mercados, de anteponerse a la adversidad y aprender de ello para enderezar el rumbo con agilidad es nuestro día a día. Cuando hablamos de nuevos proyectos, negocios o gestión de la innovación sabemos que lo tenemos que hacer de manera diferente, pero no sabemos cómo. Y bien, ¿dónde está la clave? Por supuesto, en nuestrxs clientxs. Una fuente de conocimiento y aprendizaje inagotable al que tendremos que prestar atención constantemente tal y como defiende la innovación centrada en personas, independientemente de que se traten de propuestas B2B o B2C. Tenemos que personificar las necesidades, humanizar los negocios. Aprender a escuchar y buscar con criterio.

Sin clientx con un problema por resolver, no tendrás nada

Sin una solución para ese problema, no tendrás nada

Si no está dispuesto a pagar por ello, no tendrás nada

Eric Ries y Alexander Osterwalder, creadores y autores de Lean Start Up y Business Model Canvas, respectivamente, son dos de los referentes a los que más se les vincula con la socialización de una nueva forma de proponer negocios y la puesta en marcha de startups. Pero anteriormente ya había personas trabajando en los cimientos que a posteriori permitirían ese boom. Uno de estos nombres es Steve Blank y su proceso de desarrollo de clientxs (Customer Development).

En resumen, se trata de un proceso que propone una evolución en el rol que juega el cliente y la clienta en las diferentes fases de los negocios, y nuestro enfoque hacia ellxs como promotorxs de la actividad en la que se diferencian dos principales fases: la búsqueda de un modelo de negocio (descubrimiento- validación- pivotajes) y la ejecución del mismo (creación de clientx – creación de la compañía).

La primera de estas fases es la parte más importante y novedosa, ya que nunca nadie nos ha hablado de invertir tiempo en buscar un modelo de negocio, sino en pasar de la idea a la ejecución con la mayor brevedad posible. Un gran error. ¿Por qué en la actualidad ocurre todavía esto? Muy sencillo, porque se requieren unas competencias que no han “existido” hasta la fecha, y en las cuales hay que entrenarse como individuo y como organización.

En el siguiente vídeo podréis encontrar una master class que os permitirá cambiar todas las ideas preconcebidas respecto a la puesta en marcha de nuevos negocios y startups.  Supone solo hora y media de atención que os ahorrará muchos dolores de cabeza en el futuro.

De Lean Start Up a Lean Market Research

Si aplicar este tipo de procesos en las nuevas startups ya es un reto, ¿cómo transformamos una organización para que se adapte a las últimas necesidades? ¿Cómo aplicamos Customer Development en una organización? ¿Cómo estructuramos la búsqueda de nuevos modelos de negocio y lo diferenciamos de la ejecución?

a) La nueva rentabilidad

La rentabilidad, tal y como se ha percibido hasta ahora, pasa por vender un mismo producto o servicio que satisface una necesidad al mayor número de clientxs posibles, pero ¿qué pasa cuando estas necesidades se ven modificadas a un ritmo impredecible y la competencia es cada vez mayor? Que nuestra propuesta de valor se devalúa y no somos capaces de dar una respuesta de calidad.

Por ello, y apostando por una estrategia de diversificación y creación de nuevos negocios constante, es importante diseñar la estructura y destinar recursos a la búsqueda y generación de conocimiento continuo.

La rentabilidad, tal y como se ha percibido hasta ahora, pasa por vender un mismo producto o servicio que satisface una necesidad al mayor número de clientxs posibles, pero ¿qué pasa cuando estas necesidades se ven modificadas a un ritmo impredecible y la competencia es cada vez mayor? Que nuestra propuesta de valor se devalúa y no somos capaces de dar una respuesta de calidad.

Por ello, y apostando por una estrategia de diversificación y creación de nuevos negocios constante, es importante diseñar la estructura y destinar recursos a la búsqueda y generación de conocimiento continuo.

b) De clientx a partner

La rentabilidad, tal y como se ha percibido hasta ahora, pasa por vender un mismo producto o servicio que satisface una necesidad al mayor número de clientxs posibles, pero ¿qué pasa cuando estas necesidades se ven modificadas a un ritmo impredecible y la competencia es cada vez mayor? Que nuestra propuesta de valor se devalúa y no somos capaces de dar una respuesta de calidad.

Por ello, y apostando por una estrategia de diversificación y creación de nuevos negocios constante, es importante diseñar la estructura y destinar recursos a la búsqueda y generación de conocimiento continuo.

La rentabilidad, tal y como se ha percibido hasta ahora, pasa por vender un mismo producto o servicio que satisface una necesidad al mayor número de clientxs posibles, pero ¿qué pasa cuando estas necesidades se ven modificadas a un ritmo impredecible y la competencia es cada vez mayor? Que nuestra propuesta de valor se devalúa y no somos capaces de dar una respuesta de calidad.

Por ello, y apostando por una estrategia de diversificación y creación de nuevos negocios constante, es importante diseñar la estructura y destinar recursos a la búsqueda y generación de conocimiento continuo.

Así funciona el universo TAZEBAEZ, donde ocurre un “research” continuo y en todo su esplendor. Un cúmulo de proyectos, emprendedorxs, equipos multidisciplinares, mercados, partners y marcas de las cuales aprendemos constantemente, creando e implicando a nuestrxs clientxs, sean de la tipología que sean. Padres y madres cuyos hijxs estudian un grado universitario a nuestro lado, emprendedorxs que quieren disponer de un stand en la feria de sostenibilidad berdeago, colegios o centros educativos internacionales en busca de nuevas metodologías, áreas de marketing, comunicación y diseño ancladas en busca de aire fresco y adaptación a las nuevas herramientas digitales, emprendedorxs desarrollando sus ideas en solitario, grandes empresas perdidas en la transición hacia un nuevo modelo de gestión y/o de innovación más participativo y social, empresas liderando su propia transformación digital y su entrada a nuevas tecnologías como Blockchain, entidades públicas con dificultad para propuestas disruptivas en su entorno, universidades sin conocimiento ni red para liderar proyectos y la creación de una red internacional…

Una gran variedad y una estructura que nos permite buscar nuevos modelos de negocio constantemente, aprendiendo y generando escenarios que satisfacen las necesidades de la sociedad actual. Cumpliendo, de este modo, con nuestro compromiso por la construcción de impacto positivo.

Comments
Share
TAZEBAEZ

Leave a reply